Revisitando el Piano de Alfonso Peduto y el Jazz de Cannonball Adderley

Luigi está con vacaciones de invierno y esta mañana quiero revisitar a un pianista, Alfonso Peduto. Escribí ya una nota sobre él y sobre la música clásica en la entrada titulada Una Reflexión más en Torno al Estilo y la Música Clásica, por lo que no haré más aquí que agregar una pieza maravillosa de Peduto llamada You.

Y para los fanáticos del jazz incluyo las notas sensuales del saxofonista norteamericano, Cannonball Adderley, que nos lleva a las nubes con Dancing in the Dark—“Bailando en la Oscuridad”. 

¡¡Disfrutad!!

Luigi.

Una Reflexión más en torno al Estilo y la Música Clásica

Señor lector.

En la web existen sendos artículos sobre la música clásica. Un segmento importante, por no decir enorme, de esas reflexiones giran en torno a los beneficios de escuchar este tipo de música. Ofrezco a continuación y en letra itálica una columna típica que parla sobre esto.  En tal sentido, veréis que vivimos en un mundo de opiniones que reducen el sentido de la música clásica a una función “clínica” en orden a sanar los síntomas negativos del diario vivir en el mundo moderno. Pero creo que Beethoven, Bach, Hayden, entre  otros compositores, no crearon su música para generar esos efectos benéficos. Sus bellas creaciones se dieron en  contextos culturales  en los  que no sólo la música, sino el arte, y la literatura constituyeron una forma de ver e interpretar su mundo desde lo estético. Fueron creadores con estilo. Lean la columna típica. Luego, Luigi hará un breve comentario.

 

LOS SORPRENDENTES BENEFICIOS DE LA MÚSICA CLÁSICA

por Joseph Solomon. Columna original en inglés.

La música clásica se ha considerado durante mucho tiempo como un símbolo de estatus, y a menudo se asocia con los ricos. Tener una orquesta tocando en una reunión o evento era algo que sólo los ricos podían hacer. Avanzando rápidamente hasta nuestros días, esta creencia se ha mantenido más o menos así. Pero con el advenimiento de la tecnología y las plataformas de transmisión de música, es más fácil que nunca acceder a esta música que tradicionalmente se consideraba “exclusiva”.

Ahora que es más accesible para todos, es genial saber que la música clásica ofrece increíbles beneficios para su estado de ánimo, cerebro y rendimiento físico, por nombrar sólo algunos.

A continuación, se detallan algunos de los beneficios de escuchar música clásica:

1. Brain Boost!

Existe algo llamado el “Efecto Mozart”, que hizo que muchas personas creyeran que escuchar música, particularmente música clásica, lo hace a uno más inteligente. Bueno, no es tan sencillo y claro, varios estudios han llegado a conclusiones similares. En un estudio realizado por Chakravarthi Kanduri, Investigador de Biología Computacional de la Universidad de Helsinki, los participantes se dividieron en dos grupos focales. El primero tenía experiencia musical, y el segundo no. Al final, concluyó Kanduri, “escuchar música clásica mejoró la actividad de genes que están principalmente relacionados con la recompensa y el placer, las funciones cognitivas y la función cerebral adecuada”.

2. Propiedades curativas.

La músicoterapia se ha usado en una variedad de campos médicos desde el siglo XIX. Los estudios han demostrado que la música clásica relajante a menudo se toca en unidades médicas de post-anestesia debido a su capacidad para mejorar la comodidad y reducir el dolor. Esto se debe al efecto de la música en el cerebro, por lo que hace que la persona se centre en los sonidos en lugar del dolor físico.

3. Alivio de estrés y cambiador de humor.

Si se siente triste o abrumado, tómese unos momentos de su día para escuchar música clásica. Al igual que sus propiedades curativas, tiene un tremendo efecto sobre el estado de ánimo y el estrés, y se ha demostrado que tiene los mismos efectos fisiológicos que un masaje. ¿Sabes que cuando estás en la discoteca un sábado por la noche, y todo se vuelve demasiado loco y luego encuentras que debes salir de la discoteca para descansar un rato? Bueno, la música clásica tiene el efecto opuesto que esa música fuerte, agresiva y de ritmo pesado ejerce sobre ti. La música de discoteca puede provocar el estrés y la ansiedad, mientras que la música clásica te calma y mejora tu estado de ánimo.

4. Te quedarás dormido en 5 segundos.

Bueno, en realidad no, pero como la música clásica es tan potente para calmar la mente, tu cuerpo la sigue naturalmente y también entra en un estado más relajado. Esto ha demostrado ser extremadamente efectivo con personas que sufren de insomnio y otros trastornos. El sonido de la música clásica, junto con el ruido blanco y los sonidos naturales, son los favoritos de los terapeutas para usar al realizar la terapia del sueño. ¡Sustituye tus pastillas y otras “ayudas” para dormir por algo de música clásica!

5. Empuje físico.

Cuando estás en el gimnasio, y te topas con tu tipo de música favorita para llevarte a la “zona” mientras realizas tus repeticiones. Cuando corres, la música te mantiene activo y te da un pequeño empujón cuando estás a punto de rendirte. Ciertamente necesito mi música cuando estoy corriendo o en el gimnasio y tipos como Austin Roberts están de acuerdo conmigo. Se han realizado estudios que han demostrado una correlación positiva entre el aumento del rendimiento físico y cualquier tipo de música. Para algunos es clásico y para otros, es heavy metal.

La música clásica ya no es música de “alta gama”, sino música que ofrece una asombrosa variedad de beneficios. Creo que con sólo poder dormir mejor y más rápido ya  vale la pena comenzar a escuchar música clásica, pero también ofrece todo lo mencionado anteriormente y algo más.

Comience y termine su día con un poco de Mozart, Bach o Vivaldi y coseche esos beneficios.

—————————————————————-

He aquí un común ejemplo de lo que se dice en relación a la función de la música clásica. En una cultura empobrecida por un fetichismo al cuerpo y al placer físico, estas opinones nos alejan del sentido más esencial de la música. Si la música clásica surte estos efectos, pues, está bien pero no es todo. La música clásica, o la música bella en general, tocan algo que no es medible por la ciencia: las emociones humanas y nuestros sentimientos dicho de forma general. La música hace emanar todo aquello que, en un momento dado, guardamos en nuestro interior. Es el caso, también, de la literatura o el arte. Todas estas formas de expresión creativa sacan hacia el exterior las más profundas fibras humanas. Es decir, son expresiones bellas cuando capturan nuestra naturaleza más esencial.

Así, también guardan relación con la estética que está relacionada con el estilo. Si una persona con estilo, por definición, representa o proyecta algo distintivo entonces la estética es algo propio del estilo mismo. A saber (y esto puede serles interesante y novedoso) hay un concepto que se llama la estética ética que, según algunos, afirma que la conducta humana debiese ser gobernada por aquello que es bello y atractivo. Aquí, lo bello, que podemos presenciar en aquella música que es reflejo del interior de la naturaleza humana, representa también algo moral, algo que se encuentra vinculado a la virtud. Era la postura del filósofo y psicólogo norteamericano, John Dewey. Esto me hace sentido, pues, una persona que crea obras bellas desde su interior, toca, y acaso transforma, el interior del otro. Transmite su belleza, su estética, su naturaleza y su ética a los demás. Su equilibro interno emana hacia afuera, hacia nosotros y hacia las estrellas. Constituye una oportunidad de emular su virtud.

Los dejo con la siguiente pieza de música clasica contemporánea compuesta por Alfonso Peduto, pianista. Dicha pieza musical se llama In Quietude (algo así como estar en quietud o calma). Con ello transmite sus emociones y su belleza internas y acaso por algunos momento nos transforma por dentro. No cabe duda. Es un hombre con estilo.

Como siempre,

Luigi