Il Tramonto in Foto

Mi puesta de sol hoy mismo.

En castellano, la puesta de sol. En inglés, the sunset. En italiano, il tramonto. En cualquiera que sea el idioma, las puestas de sol son maravillosas y me gustan las que se forman en la ciudad en la que he vivido ya diez años. Pero no sólo son maravillosas visualmente, sino además porque ofrecen oportunidades que, como siempre dice Luigi, dan estilo a tu vida. Recogí así unas observaciones del Huffington Post cuyo artículo sobre estos eventos naturales nos enseña varias cuestiones de importancia. Nos argumenta que debemos tomar el tiempo para observar las puestas de sol por al menos siete razones.

1. Se ralentiza el tiempo. En una sociedad en la que siempre se lleva prisa, la puesta de sol te calma y te hace reflexionar abriendo la oportunidad para ponderar distintas cosas. Yo lo tomo como un momento posibilita la meditación al margen de hacerte pensar en la maravilla diara que despliega la naturaleza frente a nuestros ojos.

2. y 3. No tarda mucho y además te obliga a salir afuera. Aunque tengas que volver a la oficina, dice el artículo, tómate unos veinte minutos para respirar el aire fresco para recibir una nueva sensación de vitalidad. La idea es re-establecer una conexión con la naturaleza desde tu alma para refrescarte psicológicamente.

4. Puedes hacer “multitasking” de una forma saludable. Puedes ver la puesta de sol de varias formas: mientras corres, caminas, o andas en bicicleta o simplemente te detienes a observarla. Los beneficios mentales de los tres primeros son bien conocidos; después de todo, se ha demostrado que el ejercicio alivia los síntomas de depresión, ansiedad y estrés, pero simplemente sentarse y observar el atardecer también te da un impulso de salud: la oportunidad de practicar la atención plena.

Mindfulness, o la auto-conciencia, de acuerdo con un estudio de Perspectives on Psychological Science, es ” tener conciencia sin prejuzgar las experiencias del momento presente” y se ha demostrado que tiene beneficios psicológicos y físicos significativos, incluida la reducción del estrés y un mejor funcionamiento cognitivo. ¿Qué mejor manera de practicar el darse cuenta del momento presente que mirando el paso literal del tiempo cuando el sol se hunde debajo del horizonte?

Afortunado de poder presenciar muchas puestas de sol desde la habitación.

5. Te obliga a dejar tu teléfono móvil (al menos por unos minutos). Frecuentemente es el caso que reservamos las vacaciones o los viajes para capturar las puestas de sol como si fuese luego importante recordar esos momentos a través de la pantalla. La idea es experimentar este evento natural con frecuencia y sin la tecnología que invade cada rincón de nuestras vidas.

6. Te ayudará a valorar los regalos de la vida. De alguna manera, una puesta de sol, con toda su belleza, nos permite estar agradecidos de aquellas cosas que son parte de nuestras vidas. Esa actitud, según algunos, nos permite sentirnos mejor y estar más contentos en general. Inclusive, se dice que ello nos permite dormir mejor y adquirir mayor paciencia frente a las cosas de la vida.

7. Te inspirará. Hay una razón por la que las puestas de sol son intemporales y y objeto de devoción de poetas, escritores y románticos: son inspiradoras. Mahatma Gandhi observó este poder cuando dijo: “Cuando admiro las maravillas de un atardecer o la belleza de la luna, mi alma se expande en la adoración del creador”.

Hay algo intrínsecamente poderoso y espiritual en las puestas de sol, y podemos beneficiarnos al incorporar tales experiencias en un ritual regular. En el artículo, “Los beneficios psicológicos y físicos de las prácticas espirituales / religiosas”, Ellen L. Idler, Ph.D., profesora de sociología en la Universidad de Emory, señala: “Las experiencias espirituales y religiosas trascendentes tienen un efecto restaurador, curativo y positivo”. , especialmente si están “incorporadas”, por así decirlo, a los ciclos de vida diarios, semanales, estacionales y anuales de una persona “.

Otra puesta de sol capturada desde casa.

Según ve las cosas Luigi, de las cosas más importantes que menciona el Huffington Post (artículo original en inglés), me parece bueno subrayar dejar la tecnología por algunos instantes en nuestro quehacer diario. Nos aleja de nuestro ser más profundo  y en lugar de entregar paz, nos mantiene en un perpetuo estado de agitación sin poder valorar las cosas que hay a nuestro alrededor, siendo una de ellas las puestas de sol. Veréis cómo la gente camina por las calles, transita por trenes y autobuses, con la cabeza gacha mirando una pantalla que no hace más que desconectarnos de nosotros mismos y de las otras personas que nos acompañan en nuestro cotidianidad. Eso no es tener estilo.

Así, el otro punto muy rescatable es la idea de re-conectarnos con la naturaleza y (esto lo agrego yo) reconectarnos con nosotros mismos entendiendo (que es maravilloso reconocerlo) que todos los elementos que constituyen nuestro cuerpo alguna vez estuvieron dentro del sol mismo (no explicaré la ciencia de ello aquí). Pero si es así, entonces, de alguna manera el sol es nuestro padre eterno. De tal suerte que, y con mucho estilo, es acaso necesario ver el sol en nuestro interior para saber de qué se trata la vida y hacernos las preguntas cuyas respuestas están siempre en los movimientos propios de la naturaleza.

Ciao tutti,

Luigi

PD Los dejo con un poco de música chill-out para que vean la puesta de sol con algo de música cool.